Breve Explicación de Los Fideicomisos Inmobiliarios en Pozo

Una parte sustancial de nuestra Sabiduría Financiera es abarcar los distintos conceptos financieros que hay a lo que nos rodea. Indudablemente la palabra (o concepto) del cual voy a comentar hoy, jamás lo escuchó en el colegio y si lo logró ahí, no pienso que haya tenido una enorme aclaración.

Con este reducido aspecto quiero ejemplificar que la educación está orientada en otro sentido, no digo que sea buena o mala, sencillamente tiene otra orientación.

Por eso la entrada de hoy es trata de ejemplificar un poco y a su vez argumentar lo que se conoce como fideicomisos inmobiliarios en pozo, así mismo trataré de asistirlo a hacer mejor su Sabiduría Financiera, conociendo nuevos conceptos.

¿Qué es un fideicomiso?

Para comenzar con una primera proximidad, dentro de lo que se denomina “negocios de confianza” o “negocios fiduciarios“, los fideicomisos inmobiliarios en pozo se destacan por trasladar un dominio a una tercera persona con apariencia de seguridad (la fiducia) ya que se comprende que esta persona va a cumplir el encargo del que le está otorgando el dominio.

Para continuar enseñando los fideicomisos inmobiliarios en pozo, debo comentar de una chiquita especificación del “contrato de fideicomiso” y de su “estructura funcional“

Contrato de fideicomiso

En este punto entonces ya se puede detallar los fideicomisos inmobiliarios en salta capital como un negocio jurídico en virtud del cual un individuo llamada “fiduciante” transfiere a encabezado de seguridad, a otra persona llamada “fiduciario”, uno o más bienes (formando en este momento un patrimonio fideicomitivo) para que al vencimiento de un período o al cumplimiento de una condición, éste transmita la intención o el resultado predeterminado por el primero, a su favor o en pos de un tercero llamado “beneficiario o fideicomisario”

Acá vemos entonces que destacar 3 elementos destacables para abarcar este negocio:

La fiducia o el encargo por seguridad, la transmisión de la propiedad enlazada a esa fiducia y la figura de “fiduciario” que recibe los bienes más el encargo.

Entonces para decirlo en expresiones sencillos, los fideicomisos inmobiliarios en salta capital ofrecen la oportunidad de comunicar el dominio sobre algo que tenemos a otra persona en la cual poseemos seguridad, por supuesto esta persona tendrá que encargarse de ese dominio y llevar a cabo cumplir lo solicitado.

Composición servible del fideicomiso:

Fuente: Puede ser constituido por contrato o testamento.

Período o condición: El período no puede ser mayor a 30 años, salvo que el beneficiario fuere un incapaz, en cuyo caso puede permanecer hasta su muerte o hasta la cesación de su incapacidad.

Fiduciante o Fideicomitente: Es quien constituye los fideicomisos inmobiliarios en salta capital, transmitiendo la propiedad del bien o de los bienes al fiduciario, para que cumpla la intención específica del fideicomiso.

Fiduciario: Generalmente puede serlo algún persona. Entonces tienen la posibilidad de serlo personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras, etc.

No obstante en la situacion del fideicomiso financiero (hablaré de el en la siguiente entrada), solo van a poder prestar sus servicios como fiduciarios, las entidades financieras sujetas a la ley respectiva o bien personas jurídicas expresamente autorizadas a tal fin por la Comisión Nacional de Valores.

Beneficiario: Es aquel en cuyo favor se ejerce la gestión de los bienes fideicomitidos. Puede ser un individuo física o jurídica que puede no existir al tiempo del contrato o testamento, siempre que consten los datos que permitan su individualización futura.

Se puede designar bastante más de un beneficiario y beneficiarios sustitutos. Si el beneficiario no va a llegar a existir, no permite, o renuncia, el beneficiario va a ser el fideicomisario y en defecto de éste va a ser el fiduciante.

Fideicomisario: Es quien recibe los bienes fideicomitidos una vez extinguido el fideicomiso por cumplimiento del período o la condición.

Bienes fideicomitidos: El o los bienes transferidos al fiduciario y que forman la propiedad fiduciaria. Este patrimonio fideicomitido constituye un patrimonio separado del patrimonio del fiduciario y del fiduciante.

Patrimonio separado: Esta pertence a las propiedades más salientes de la ley y del fideicomiso. Los bienes objeto del fideicomiso forman un patrimonio separado, tanto del patrimonio del fiduciante, del fiduciario y también de las otras partes (beneficiario y fideicomisario).

Esta regla tiene importantísimos efectos porque asegura a los bienes fideicomitidos de la eventual acción de los acreedores de fiduciante, fiduciario u otras partes, inclusive en caso de quiebra, certamen o incapacidad de ellos.

Los bienes fideicomitidos solo responderán por las deudas contraídas por el fiduciario dentro de sus facultades y por las cargas propias de tales bienes.

Facultades del fiduciario: El fiduciario va a tener los derechos de gestión, disposición y gravamen de los bienes fideicomitidos, con las restricciones que surjan del contrato o testamento.